foto por: panioan. CC licence

En estos tiempos amenazantes para el inmigrante indocumentado, para sus niños y jóvenes desplazados en busca de mejor salud, educación y seguridad, para la mujer pobre, para los ancianos y para aquellos que parecemos o somos diferentes, este poema escrito para la mujer universal, brinda esperanza de que la sanación es posible cuando nos unimos en solidaridad destruyendo barreras y brindando hospitalidad y compasión.

Esto es precisamente lo que los Unitarios Universalistas estamos llamados a brindar, impulsados por nuestros hermosos principios los cuales hemos convenido afirmar y promover. En este poema veo reflejados nuestro Primer principio que nos habla del valor y la dignidad inherentes en cada persona; nuestro segundo principio que nos incita a practicar la justicia, equidad y compasión en las relaciones humanas y nuestro séptimo principio que nos llama a respetar el tejido interdependiente de todo lo existente del cual somos una parte.


Por Pat Mora*/ Traducción por Lilia Cuervo

Tomémonos ahora de las manos

con la mujer Iroqués quien alimentó los labios hambrientos de los niños

mientras sus hermanas plantaban estrellas en la tierra oscura

con un azadón de palo.

 

                        Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien frotó aceite caliente en los nudosos pies de sus vecinos

cuando el invierno de Plymouth rondaba y aullaba afuera de la puerta.

 

Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien cosió fe en cada puntada,

vestiduras confortantes hechas al ritmo del español, para los bebés

nacidos al silencio del desierto.

 

                        Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien sazonó sopas con pimienta y esperanza

mientras sus días la separaban de los perfumados suspiros

de los árboles que ella amaba.

 

Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien para poder poner a sus hijos en la escuela,

entrenó su lengua terca a envolverse

alrededor de ese espinoso idioma, el Inglés,

 

           

Tomémonos ahora de las manos con la mujer

quien arrulla al recién nacido en medio de cáscaras de naranja y periódicos

quien enseña a abuelas a encadenar letras formando así una palabra

quien le susurra a la mujer muriendo con un solo seno

quien sostiene a una esposa cuyo rostro está más quebrado que cualquier hueso

quien baña a la mujer hallada durmiendo en la nieve negra

quien danza con la viuda al son de viejas canciones de flautas y tamboril tomémonos ahora de las manos con esa mujer.

 

Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien apoya a su hermana en Bosnia, Detroit,

Somalia, Guatemala, Juárez y Cincinnati,

 

                        Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien confronta ojos destellantes y bocas de fusiles,

sin embargo se levanta y protesta en Yoruba, Inglés, Polaco, Español,

Chino, Urdu.

 

 

Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien caminó solitaria en el aliento del desierto y del bosque,

quien llena su voz de esmeraldas, plumas, y anillos ondeando desde el río.

 

                        Tomémonos ahora de las manos

con la mujer quien dirige, con la mujer quien sigue,

con la mujer quien cocina, con la mujer quien construye

con la mujer quien llora, con la mujer quien ríe,

con la mujer quien sana, con la mujer quien reza,

con la mujer quien planta, con la mujer quien cosecha,

con la mujer quien canta, con la mujer cuyos espíritus se elevan.

 

En este tiempo que teme la fe, tomémonos de las manos.

En este tiempo que teme lo sucio, tomémonos de las manos.

En este tiempo que teme la edad, tomémonos de las manos.

En este tiempo que teme tocar, tomémonos de las manos.

 

Manos pardas, manos temblorosas, manos encallecidas, manos blancas,

manos débiles, manos cansadas, manos frías, manos nuevas, manos

negras, manos intrépidas.

 

                        En pueblos y ciudades y villas, mano en mano, hand in hand,

en montañas y valles y llanuras, un anillo de mujeres rodeando

al mundo, el anillo fuerte al unirnos alrededor de nuestro florecido hogar, esta tierra, tomémonos de las manos.

 

********

 

* Pat Mora nació en El Paso, Texas. Ella escribe poesía, ensayos y libros para niños. Pat

contribuyó este poema al curriculum “Rise Up and Call Her Name” creado por Liz Fisher, de donde Lilia Cuervo hizo esta traducción.

The following two tabs change content below.
Rev. Lilia Cuervo
  • Facebook
  • Google+
  • Facebook
  • Google+

Rev. Lilia Cuervo

La Rev. Unitaria Universalista Lilia Cuervo obtuvo su maestria en Divinidad del Seminario Unitario Universalista Starr King para el Ministerio, en Berkeley, California. Ademas es licenciada en Matemáticas y Física de la Universidad Nacional Pedagógica Femenina en Bogotá, Colombia y tiene otra maestría en Demografía de la Universidad de Georgetown.
Rev. Lilia Cuervo
  • Facebook
  • Google+
  • Facebook
  • Google+

Latest posts by Rev. Lilia Cuervo (see all)

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Mensaje enviado, Gracias