Declaración religiosa sobre la moral sexual, justicia y sanación.

bisexual-41430_1280

Más de 4,600 líderes de más de 50 tradiciones religiosas del mundo han endosado la “Declaración religiosa sobre la moral sexual, justicia y sanación”, que pide una ética sexual que fomente la salud física, emocional y espiritual, que no acepte una doble moral y que sea aplicable a todas las personas sin importar su sexo, género, color, edad, condición física, estado civil u orientación sexual.

Para firmar la declaración siga este enlace al Instituto Religioso (Religious Institute*).

  • El Instituto Religioso es una organización interreligiosa dedicada a promover la salud, la educación y la justicia sexual en comunidades de fe y en la sociedad en general.
Declaración religiosa sobre la moral sexual, justicia y sanación.

La sexualidad es un don dador de vida y de plenitud otorgado por Dios. Venimos de distintas comunidades religiosas para reconocer la sexualidad como parte central de nuestra humanidad e integral para nuestra espiritualidad. Denunciamos el dolor, el quebrantamiento, la opresión y la pérdida de sentido que muchos experimentan sobre su sexualidad.

Nuestras tradiciones de fe celebran la bondad de la creación, incluyendo nuestros cuerpos y nuestra sexualidad. Pecamos cuando este regalo sagrado es violentado o explotado. Sin embargo, la gran promesa de nuestras tradiciones es el amor, la sanación y la restauración de las relaciones.

Nuestra cultura necesita una ética sexual que se enfoque en las relaciones personales y la justicia social en lugar de ciertos actos sexuales. Todas las personas tienen el derecho y la responsabilidad de vivir vidas sexuales que expresen amor, justicia, reciprocidad, compromiso, consentimiento y placer. Fundamentada en el respeto al cuerpo y a la vulnerabilidad que implica la intimidad, esta ética fomenta la salud física, emocional y espiritual, no acepta una doble moral y es aplicable a todas las personas sin importar su sexo, género, color, edad, condición física, estado civil u orientación sexual.

Dios escucha los clamores de quienes sufren por la falla de las comunidades religiosas de abordar el tema de la sexualidad. Somos llamados hoy a ver, escuchar y responder al sufrimiento causado por el abuso sexual y la violencia en contra de mujeres y personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero (LGBT), la pandemia del VIH, el crecimiento poblacional insostenible y consumismo, y la explotación sexual comercial.

Las comunidades de fe deben ser, por lo tanto, buscadoras de la verdad, valientes y justas. Hacemos un llamado a:

  • Una reflexión teológica que integre la sabiduría de personas excluidas y a menudo silenciadas, y el conocimiento sobre la sexualidad de la medicina, ciencias sociales, las artes y humanidades.
  • Una completa inclusión de las mujeres y personas LGBT en la vida congregacional, incluyendo su ordenación e igualdad en el matrimonio.
  • Consejería y educación sexual en todas las etapas de la vida llevadas a cabo por líderes religiosos capacitados.
  • Apoyo a quienes desafían la opresión sexual y que trabajan por la justicia dentro de sus congregaciones y denominaciones.

Las comunidades de fe deben también abogar por la plenitud sexual y espiritual en la sociedad. Hacemos un llamado a:

  • Una educación sexual permanente y apropiada a la edad/según la edad en escuelas, seminarios y ámbitos/entornos
  • Un compromiso de fe con los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo el acceso a métodos contraceptivos voluntarios, abortos, prevención y tratamiento de VIH/ETS (enfermedades de transmisión sexual) .
  • Un liderazgo religioso en movimientos para terminar con la injusticia social y sexual.

Dios se regocija cuando celebramos nuestra sexualidad con santidad e integridad. Nosotros, los suscritos, invitamos a nuestros colegas y comunidades de fe a unirse a nosotros a promover una moralidad, justicia y sanación sexual.

Traducido de “Religious Declaration On Sexual Morality, Justice, And Healing” del Religious Institute

Carta Abierta A Los Líderes Religiosos Sobre La Planeación Familiar

Como líderes religiosos, estamos comprometidos a ayudar a la gente a prosperar espiritual, emocional y físicamente, lo cual incluye la salud sexual y reproductiva. Millones de personas basan su compromiso moral para la planeación familiar en sus creencias religiosas. La mayor parte de las tradiciones religiosas aceptan métodos modernos de anticoncepción, los apoyan como un medio de salvar vidas, mejorar la salud reproductiva y la salud pública, enriquecer la sexualidad y alentar una paternidad intencional.

Incluso dentro de los grupos religiosos que limitan o prohiben dichos servicios, el compromiso religioso a la libertad de conciencia les permite a las parejas escoger la contracepción para crear su familia de manera intencional. Conscientes de que existen fuertes argumentos desde la perspectiva de salud pública y de derechos humanos para apoyar los programas de planeación familiar a nivel nacional e internacional, por este medio estamos invitándole a usted a considerar las bases religiosas para afirmar los servicios de planeación familiar seguros, de bajo costo, accesibles e integrales.

 

UN DON DIVINO

Las tradiciones religiosas enseñan que el sexo y la sexualidad son regalos divinamente otorgados para expresar amor mutuo, generar vida, disfrutar la compañía y el placer. Desde un punto de vista religioso, las relaciones sexuales deben considerarse sagradas, y por lo tanto deberían siempre ser responsables, con respeto mutuo, placenteras y amorosas. El don de la sexualidad se ve violado cuando se abusa o se explota. La contracepción segura, accesible y efectiva permite una vida sexual satisfactoria que a su vez reduce la mortalidad materna e infantil, los embarazos no deseados, los abortos y las infecciones sexuales transmitidas.

LA FAMILIA ES SAGRADA

Nuestras tradiciones religiosas afirman que la paternidad es sagrada y por lo tanto no se debe ejercer de manera incauta u obligada. Las familias en sus diversas formas reciben el máximo apoyo en aquellos ambientes donde hay amor y respeto, los hijos prosperan, y el bienestar de las mujeres se protege. Es inaceptable que la sociedad imponga límites al tamaño de la familia o que se discrimine en contra de aquellos que escogen no ser padres.

AGENCIA MORAL

Cada individuo es un agente moral con el derecho y la responsabilidad de tomar sus propias decisiones sobre la procreación, incluyendo el tamaño de la familia y la diferencia de edad entre los hijos. Estos derechos deberían ser otorgados a todas las personas por igual sin importar la ubicación geográfica, el estado marital, la orientación sexual, identidad de género, discapacidades, clase social o raza. Hombres y mujeres son igualmente responsables por la contracepción y la procreación. Las instituciones religiosas tienen un papel especial en ayudar a los adolescentes a desarrollar su capacidad para el discernimiento moral sobre las relaciones, la contracepción y la procreación.

Creemos que todas las personas deben tener la libertad de tomar sus propias decisiones sobre su familia y su vida reproductiva, las cuales toman información de su cultura, su tradición religiosa, sus creencias, su conciencia y su comunidad. Las decisiones sobre los métodos a utilizar deben estar basadas en el consentimiento informado sobre los riesgos médicos y de salud. La decisión de usar o no usar la contracepción debe ser siempre voluntaria.

TRADICIONES Y TEXTOS SAGRADOS

Nuestros textos sagrados no mencionan la contracepción moderna. Sin embargo en las narraciones sobre la creación en todo el mundo, las divinidades crean a los seres humanos de manera intencional en relaciones y en familias. La planeación familiar es por lo tanto una parte clave de la narrativa de muchos textos sagrados.

Las historias en las escrituras honran y reciben a familias diversas, el cuidado de los hijos, y la toma de decisiones de manera moral y justa. El mandato de las escrituras de cuidar a los más marginados y a los más vulnerables nos exhorta a asegurar el acceso a la contracepción para todas las personas. El compromiso religioso duradero hacia la justicia social y económica requiere un compromiso para con la justicia reproductiva.

El mandamiento de “sed fructíferos y multiplicaos” no se refiere exclusivamente a la procreación, pero además convoca a los individuos a co-crear un mundo caracterizado por la justicia y la inclusión. Nuestras tradiciones afirman a los hijos como una bendición, no como un requisito o una obligación.

IMPERATIVO MORAL DEL ACCESO

En un mundo justo, todas las personas tendrían acceso equitativo a la contracepción. La negación de los servicios de planificación familiar se convierte en procreación forzada y eso es un insulto a la dignidad humana. Afirmamos un compromiso a los servicios de planificación familiar voluntaria que incluya el hacer accesible y de bajo costo un rango completo de métodos efectivos y seguros. Las necesidades de planificación familiar de poblaciones específicas, tal como las mujeres de bajos ingresos, los adolescentes, los inmigrantes, los refugiados y las personas LGBT deben ser abordadas con una competencia cultural.

Los gobiernos deben respetar las decisiones individuales y asegurar la información exacta e integral así como el acceso a los servicios y abastecimientos. Los hospitales y los servicios de salud, sin importar la afiliación religiosa, deben proveer o dar referencia a los servicios contraconceptivos. Los servicios deben ser ofrecidos sin importar el sexo, la edad, el género, el ingreso económico, la raza, la religión, el estado marital, o la orientación sexual.

LIBERTAD RELIGIOSA

Ningún gobierno comprometido con los derechos humanos y la democracia puede dar preferencia a la enseñanzas de una religión por encima de las demás, ni negar a los individuos la libertad religiosa. Los individuos deben tener el derecho de aceptar o rechazar los principios de su propia fe sin restricciones legales. Ninguna voz religiosa puede hablar por las demás tradiciones sobre el tema de la contracepción, ni el gobierno debería tomar partido en cuanto a las diferencias religiosas. Nos oponemos a cualquier intento de convertir en ley de ningún país en el mundo, a cualquier doctrina religiosa relacionada al embarazo, el nacimiento o la contracepción. Los grupos religiosos mismos deben respetar las creencias y los valores de otras religiones puesto que ninguna fe puede reclamar la autoridad moral absoluta en el diálogo nacional o internacional.

LLAMADO A LA ACCION

Convocamos a los líderes de todas las religiones a levantar una voz profética que abogue de manera pública por el acceso universal a la planeación familiar. Exhortamos a los líderes religiosos a:

  • Educarse ellos mismos y educar a sus comunidades religiosas sobre la salud sexual y reproductiva y sobre la necesidad del acceso universal a la planeación familiar.
  • Señalar de manera compasiva y competente las necesidades de sus congregantes cuando ellos tomen decisiones sobre planeación familiar, contracepción y relaciones sexuales.
  • Contactar a los proveedores locales de planificación familiar para obtener referencias, adiestramiento y apoyo mutuo, así como alentar a esas agencias a reconocer la influencia de la religión en las decisiones de los clientes en cuanto a la contracepción.
  • Participar en discusión pública sobre los asuntos éticos involucrados en la investigación de nuevos métodos de contracepción.
  • Trabajar dentro de las tradiciones y denominaciones para hacer de la salud reproductiva una prioridad de justicia social.
  • Abogar por un aumento en el apoyo financiero de parte del estado, para los servicios de planeación familiar a nivel nacional y global, a través de sermones, testimonio público y participación en el proceso político.

EN CONCLUSION

Hoy, como líderes religiosos, somos convocados a apoyar el acceso universal a la planeación familiar. Líderes religiosos y personas de fe han apoyado los métodos modernos de contracepción desde el principio del siglo 20. Resistimos cualquier intento político de restringir o negar el acceso a los servicios de planificación familiar. La contracepción salva vidas, promueve el florecimiento humano y avanza el bienestar de todos.

 

*   *   *

Esta Carta Abierta fue desarrollada en un coloquio en 2012, patrocinado por el Instituto Religioso, con fondos parciales de la Fundación de la Naciones Unidas. Los participantes incluyen a: Imam Daayiee Abdullah, Muslims for Progressive Values; Marie Alford-Harkey, Religious Institute; Rev. Dr. Richard Cizik, New Evangelical Partnership; Rev. Dr. Larry Greenfield, American Baptist Churches; Rev. Debra W. Haffner, Religious Institute; Rev. Jane Emma Newall, Planned Parenthood Clergy Advisory Board; Jon O’Brien, Catholics for Choice; The Very Rev. Dr. Katherine Ragsdale, Episcopal Divinity School; Rabbi Sandy E. Sasso, Congregation Beth El Zedeck, Indianapolis; Fazeela Siddiqui, American Society for Muslim Advancement; Rev. Penny Willis, Imago Dei Center for Sexuality Education and Training; and Rabbi Laura Novak Winer, RJE, Union for Reform Judaism.

Traducido de “Open letter to religious leaders on family planning” del Religious Institute

Carta de un Mormón

Autor desconocido Esta carta la escribió un joven mormón, ante el dilema de elegir entre la verdad religiosa, o sus más íntimos sentimientos con respecto a su sexualidad. En la perspectiva Unitaria una de las tareas de la religión es ayudarnos a amarnos a nosotros...

Miedo en familia

Foto: Manuel Rodriguez Escrito por Jorge Volpi. Escritor mexicano miembro de la denominada generación del crack y actualmente director general del Festival Internacional Cervantino. 17 Sep. 2016 Sostienen haber sido más de un millón en cientos de ciudades. Lo de menos...

La Lucha Global por Derechos LGBTQ

Mucho se ha reportado y comentado en relación con la matanza de un club gay en Orlando, Florida, donde 49 personas fueron asesinadas por un joven perturbado y homofóbico, con fácil acceso a un arma de destrucción masiva. Independientemente de su origen étnico y su...

Poder elegir

Uno de los pilares fundamentales de nuestra fe es el respeto a la persona y a sus decisiones de vida. Esta es una excelente campaña que nos invita a apoyar  el derecho de cada mujer a “poder elegir." https://www.youtube.com/watch?v=a6FLUemLrnM “Músicos de 11 países...

Por qué controlan tu sexualidad

No eres consciente de ello. Pero controlar tu sexualidad es una de las maneras más fáciles y efectivas de controlar tus actos. Siempre ha sido así y lo sigue siendo en la actualidad. La forma de entender la sexualidad tiene hondas implicaciones a la hora de conformar...

Reciba nuestro boletín mensual

* Información necesaria
The following two tabs change content below.

Iglesia de la Gran Comunidad

La Iglesia de la Gran comunidad es parte de “Church of the Larger Fellowship”, que es una congregación Unitaria Universalista con más de 4000 miembros. Somos comunidad espiritual en línea sin limitaciones geográficas. Unitarios Universalistas, Unitarios y Universalistas de todas partes del mundo encuentran comunidad, inspiración y consuelo en nuestros sermones, homilías y reflexiones.
Suscríbete a nuestro boletín mensual

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Mensaje enviado, Gracias